4tsls46qop1.jpg

Las fotos HDR de Alto Rango Dinámico (High Dynamic Range) son fotos que a través de un tratamiento logran exponer todo el rango de luz de una imagen; una foto tradicional sacrifica algunas de las zonas de luz en pos de otras. En cambio las fotos HDR equilibran los diferentes puntos de luz imitando al ojo . El resultado es un ambiente psicotrópico único parecido a asomarse borracho a un balcón.

En Bitelia encontré una comunidad de fotos HDR, HDR Creme donde hay galeríasmanuales, explicaciones.

Este grupo de Flickr también se ocupa de fotos HDR, la foto de Tokio es impresionante


También este grupo de Flickr

En el diario MDZ:

Pero, ¿es realmente Migaloo la última ballena blanca que podremos ver con vida? Un avistamiento producido en agosto de 2006 despertó las esperanzas de muchos amantes de los cetáceos. Un ejemplar de ballena franca fue visto cerca de la bahía de Strickland, en Australia, cuando nadaba junto a su cría albina de apenas ocho semanas. En las imágenes, la preciosa cría juguetea aquí y allá alrededor de la madre.

En el blog Fogonazos:

Pero, ¿es realmente Migaloo la última ballena blanca que podremos ver con vida? Un avistamiento producido en agosto de 2006 despertó las esperanzas de muchos amantes de los cetáceos. Un ejemplar de ballena franca fue visto cerca de la bahía de Strickland, en Australia, cuando nadaba junto a su cría albina de apenas ocho semanas. En las imágenes, la preciosa cría juguetea aquí y allá alrededor de la madre.

Los comentarios que les hice, no los publicaron, pero sí una tímida respuesta:

Para Martín Santos.
por MDZ
Para Martín:
Si leés bien la nota, verás que está citada la fuente. La nota dice, en su primer párrafo: ? “Pues algo parecido a lo que recoge fogonazos.blogspot.com”.
Gracias por escribirnos.

Es justo decir que el diario citó la fuente: “Pues algo parecido a lo que recoge fogonazos.blogspot.com” La verdad, bastante, bastante parecido, casi igual.

Y Borges tan presente siempre, ahora obviamente es Pierre Menard, Autor del Quijote

actualización: el post está en Menéame

Lo decía ayer y va a ser una noticia cada vez más común a futuro. Everex, la compañia que sacó una computadora de escritorio a 200 dólares para vender en wall Mart, con un sistema operativo basado en Ubuntu que incluía todas las herramientas de Google nativamente (Gos) Anunció la salida de una notebook a 399 dólares para el mes de enero exclusivamente en Wall Mart, la ultraportatil tiene características similares a la eeepc de ASU, pero con más RAM y un disco rígido de 30 GB

Hoy también salió úna nueva versión del sistema operativo Gos, pueden verlo acá

Vía The Inquirer

 

bin_laden_1.jpg

Ahora los videos con mensajes de los dos líderes de Al-Qaida (para quien no los conoce, una organización dedicada a la demolición) Osama bin Laden y Ayman al-Zawahri estarán disponibles para ser visualizados en teléfonos móviles. Esto es parte de la campaña de Al-Qaida para difundir sus prácticas terroristas, también subtitulan al inglés todos sus videos, los traducen a los idiomas Urdu y Pashtu, invitan a los periodistas a que acerquen preguntas para los líderes

Ah estos terroristas ya no son los de antes… y yo que le creí a Gil Scott-Heron que la revolución no iba a ser televisada

Vía Celularis

Borges 2.0

enero 9, 2008

borges-sky.jpg

Veo en /. una nota: Borges ciberautor de moda en los EEUU. Y también el NYT y el diario Clarín y ABC

Todos están más o menos diciendo lo mismo a raíz de un par de libros: Borges 2.0 de los textos a los mundos virtuales (Borges 2.0: From Text to Virtual Worlds) escrito por Perla Sassón-Henry. Y Cy-Borges que está por aparecer. Sostienen que Borges predijo Internet allá en sus vetustos textos de los sesenta. Borges siempre hablaba de información, de lo que significaba, de la capacidad del hombre para procesarla, y del infinito escondido en las páginas. Entonces si se fuerza la cosa, y el artículo del New York Times lo hace, es sencillo decir que Borges hablaba de Internet porque hablaba de los límites del hombre. Y lo que hace Internet es poner los límites a prueba, nuestros límites

Más allá de las modas académicas, y doblar algo para que parezca cierto, la descripción de El Aleph a mí me remite a la sorpresa que despierta Internet para cualquiera:

En la parte inferior del escalón, hacia la derecha, vi una pequeña esfera tornasolada, de casi intolerable fulgor. Al principio la creí giratoria; luego comprendí que ese movimiento era una ilusión producida por los vertiginosos espectáculos que encerraba. El diámetro del Aleph sería de dos o tres centímetros, pero el espacio cósmico estaba ahí, sin disminución de tamaño. Cada cosa (la luna del espejo, digamos) era infinitas cosas, porque yo claramente la veía desde todos los puntos del universo. Vi el populoso mar, vi el alba y la tarde, vi las muchedumbres de América, vi una plateada telaraña en el centro de una negra pirámide, vi un laberinto roto (era Londres), vi interminables ojos inmediatos escrutándose en mí como en un espejo, vi todos los espejos del planeta y ninguno me reflejó, vi en un traspatio de la calle Soler las mismas baldosas que hace treinta años vi en el zaguán de una casa en Frey Bentos, vi racimos, nieve, tabaco, vetas de metal, vapor de agua, vi convexos desiertos ecuatoriales y cada uno de sus granos de arena, vi en Inverness a una mujer que no olvidaré, vi la violenta cabellera, el altivo cuerpo, vi un cáncer de pecho, vi un círculo de tierra seca en una vereda, donde antes hubo un árbol, vi una quinta de Adrogué, un ejemplar de la primera versión inglesa de Plinio, la de Philemont Holland, vi a un tiempo cada letra de cada página (de chico yo solía maravillarme de que las letras de un volumen cerrado no se mezclaran y perdieran en el decurso de la noche), vi la noche y el día contemporáneo, vi un poniente en Querétaro que parecía reflejar el color de una rosa en Bengala, vi mi dormitorio sin nadie, vi en un gabinete de Alkmaar un globo terráqueo entre dos espejos que lo multiplicaban sin fin, vi caballos de crin arremolinada, en una playa del Mar Caspio en el alba, vi la delicada osadura de una mano, vi a los sobrevivientes de una batalla, enviando tarjetas postales, vi en un escaparate de Mirzapur una baraja española, vi las sombras oblicuas de unos helechos en el suelo de un invernáculo, vi tigres, émbolos, bisontes, marejadas y ejércitos, vi todas las hormigas que hay en la tierra, vi un astrolabio persa, vi en un cajón del escritorio (y la letra me hizo temblar) cartas obscenas, increíbles, precisas, que Beatriz había dirigido a Carlos Argentino, vi un adorado monumento en la Chacarita, vi la reliquia atroz de lo que deliciosamente había sido Beatriz Viterbo, vi la circulación de mi propia sangre, vi el engranaje del amor y la modificación de la muerte, vi el Aleph, desde todos los puntos, vi en el Aleph la tierra, vi mi cara y mis vísceras, vi tu cara, y sentí vértigo y lloré, porque mis ojos habían visto ese objeto secreto y conjetural, cuyo nombre usurpan los hombres, pero que ningún hombre ha mirado: el inconcebible universo.

olpc.jpg

Porque a la mayoría, a la gran mayoría, poquísimo le importa tener actualizada su máquina de tortura personal al día a día. Y a medida que la tecnología baja sus costos, y se hace más masiva (1000 millones de computadoras en el mundo, una por cada seis personas y media) los costos bajan y aparecen los ordenadores de bajísimo costo, que tienen sólo lo necesario para el 90% de los mortales: una ventana a internet, cliente de correo, pequeñas suites ofimáticas, conectividad, un slot para sacar y poner y listo.

Entonces ASUS la vió primero, y tiene su producto más exitoso de una compañia que ya era exitosa (ayer anunciaron una amplicación necesaria en su eeepc). Y MSI también quiere hacer lo mismo. Y los Iphone’s y toda la gama de teléfonos que acceden al transporte plano de datos que serán cada vez más y más baratos.

Y ahí está la visión de Negroponte y su OLPC. No en el OLPC, si no en cómo agita el mercado, cómo apuró a las grandes para que se pongan a la par con equipos que sirvan a la gente y no a los paquetes de actualizaciones. Entonces empiezan a aparecer opciones y se va a poner cada vez mejor, donde un terminal será un commoditie y lo caro, lo que te diferencie, no va a ser donde mirás lo que mirás, más bien cómo: va a importar de cuánto es tu caño a Internet, no qué máquina usas

Y la pregunta: por qué el mercado no atendía lo que para todos nosotros viene siendo obvio, queremos máquinas baratas, fáciles, sin licencia, livianas, accesibles y nadie nos la da. Todos desesperados por diferenciarse en sus productos, por encontrar el nicho pero nadie podía hacerlo hasta que Negroponte pega la sacudida.

Y se viene diciendo: la ley de moore ya fue,  ya no se duplican cada dos años el número de transistores en un procesador. Ahora existe la ley de moore semántica…cada dos años se duplican los términos de la nube. Un buen cambio: transistores por acrónimos, los transistores los hacen pocos, las palabras todos nosotros

David Lynch da en el clavo:

Si ves una película en el teléfono, nunca en un trillón de años vas a experimentar la película…vos crees que lo experimentaste pero te engañaron!  Es triste, que vos creas que viste una película en tu teléfono de mierda…get real!

El video: